jueves, 27 de septiembre de 2012

PLEGARIA INDIGENA

   No te acerques a mi tumba sollozando
   no estoy allí.No duermo ahí.
   Soy como mil vientos soplando. 
   Soy como un diamante en la nieve brillando.
   Soy la luz del sol sobre el grano dorado.
   Soy la lluvia gentil del otoño esperado.
   Cuando despiertas en la tranquila mañana
   Soy la bandada de pájaros que trinan.
   Soy también las estrellas que titilan
   mientras cae la noche en tu ventana.
   Por eso, no te acerques a mi tumba sollozando.
   no estoy allí. Yo no morí.


   Esta bellísima plegaria me gustó tanto que aquí la traigo, a mi rinconcito, al que guarda mis secretos.GRACIAS a mi amiga GUISELA ALVAREZ LAGE. Un beso de luz para ella.
   

4 comentarios:

  1. No me extraña que te guste porque es francamente bellísima, de almas puras, en cuanto la localicen en un post me etiqueto y la estoy escribiendo en mi moleskine jajaja gracias por compartirla, son un amor *_*

    ResponderEliminar
  2. guisela alvarez lage25 de octubre de 2012, 7:58

    Gracias María por la mención aunque no era necesaria.Esto llegó a mi página de la mano de una de sus seguidoras y me enamoré de ella literlamente.Refleja mi sentir con exactitud asombrosa.Un placer compartirla con todos mis amigos de la vida.Todo mi cariño para ti.

    ResponderEliminar